domingo, 9 de agosto de 2020

NOVENA A SAN LORENZO PARA NECESIDADES ECONÓMICAS EXTREMAS Y URGENTES


Modo de hacer la NOVENA: 
Cada día se hace primero las oraciones de Inicio (Acto de Contrición y Oración a María Santísima); después se dice la oración del día correspondiente con los rezos indicados y por último se recita la Oración Final. 

ORACIONES DE INICIO 
(Se rezan cada día antes de la oración del día). 

ACTO DE CONTRICIÓN 

 Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, 
me pesa de todo corazón de haber pecado, 
porque he merecido el infierno y he perdido el Cielo, 
pero sobre todo porque te ofendí a Ti, 
que eres Amor infinito y a quien amo sobre todas las cosas. 

Propongo firmemente, con tu gracia, 
enmendar y evitar las ocasiones próximas de pecado, confesarme y cumplir la penitencia. 
Confío en que me perdonarás, por tu infinita misericordia. Amén. 

 
 ORACIÓN A MARÍA SANTÍSIMA 

Oh Reina de los Ángeles y de los hombres, 
Purísima Virgen María, la más bella, encantadora y tierna de todas las criaturas hechas por Dios!
 En Ti no hubo doblez, ni odio, ni engaño, 
ni calumnia, ni injusticia de ninguna clase, 
porque Dios quería a su Madre el ser más perfecto, 
para que nosotros sus hijos, imitando su manera de vivir, lleguemos a ser como ella. 
 Te damos gracias, oh Madre de dulzura y piedad, 
ya que por Ti hemos recobrado la amistad de Dios 
que perdieron nuestros primeros padres 
en el Paraíso Terrenal. 

 Te alabamos porque Dios te escogió 
para ser su Madre y Madre nuestra.
 Bendita seas porque en tu vientre purísimo 
Dios se hizo hombre para estar muy cerca de nosotros 
y de nuestras necesidades, dolores y problemas.
 Te rogamos Purísima Señora que nos enseñes a ser buenos
y a conocer verdaderamente a tu Hijo Jesucristo; 
a profundizar su Palabra que apasiona grandemente 
a quienes con sinceridad la meditan y la ponen en práctica. 

 Haz Señora, que cada día de esta Novena, 
aprendamos a comprender, ayudar, 
amar y respetar a nuestro prójimo. 
Amén. 

 (Se rezan 3 Avemarías en honra a María Santísima, 
como hija del Padre, como Madre del Hijo 
y como esposa del Espíritu Santo). 

ORACIÓN FINAL 
(Se hace después del día correspondiente) 

¡Oh Padre que tan generoso eres con quien te ama 
con humildad y sinceridad de corazón, 
sabes que te amamos, pero deseamos amarte más, 
haz, te suplicamos, que por intercesión de san Lorenzo 
aumente nuestro amor y nuestra confianza en Ti.  

¡Oh Dios misericordioso, Padre de toda bondad, 
que nos diste en el Bienaventurado Lorenzo 
un modelo perfecto de humildad, de oración, 
de entrega, de mortificación y de caridad; 
y sin mirar a su condición, 
sino a la fidelidad con que te servía, 
le engrandecisteis hasta glorificarle en vuestro Reino, 
entre los coros de los ángeles! 
Míranos compasivo y haznos sentir su intercesión poderosa. 

 Omnipotente Dios y Señor nuestro 
que nos propones seguir como ejemplo a San Lorenzo, ayúdanos ante todo a imitar sus virtudes, 
amar a Cristo y su palabra, 
amar a nuestros hermanos y junto con eso, 
por su intercesión concédeme, si es tu voluntad, 
la gracia que cada día hago en esta novena.

 Se ha sabido que jamás alguien que ha acudido a Ti, 
ha quedado defraudado, por eso, Padrenuestro,
 pongo en tus manos a través de San Lorenzo 
mi humilde súplica.
 Te lo pido por tu Hijo Jesucristo nuestro Señor, 
Amén. 

ORACIÓN PARA EL PRIMER DÍA 

Mártir fortísimo de Jesucristo, señor san Lorenzo 
que en testimonio del aprecio que hacías 
de la dicha de ser cristiano, 
abandonaste las comodidades de tu casa 
y caminaste a Roma con el deseo de instituirte allí 
como en centro de la cristiana religión y de sus verdades; alcánzame de Dios su perdón, 
ya que, infiel yo a las promesas que hice en el bautismo, 
he renegado tantas veces del nombre cristiano 
y lo he agraviado con mis faltas y culpas, 
lave ahora con lágrimas de verdadera penitencia 
tan despreciables ofensas y manchas 
y me ajuste con mis buenas obras 
al tributo de las virtudes que pide la fe en Jesucristo. 

¡Oh santo mío, San Lorenzo, no desprecies mi suplicas, 
no te hagas sordo a mis clamores 
y hazme sentir tu poderosa intercesión en: 

(pide con fe lo que deseas conseguir). 

Mira que, aunque miserable pecador-a, 
aún confieso la misma fe que tu confesaste, 
aún adoro al mismo Dios, por quién tu diste la vida, 
a quién yo deseo agradar y servir mientras viva, 
para después de mi muerte gozarle eternamente.
 Amén.

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y se dice la Oración final). 

ORACIÓN PARA EL SEGUNDO DÍA 

Mártir fortísimo de Jesucristo, san Lorenzo,  
que, animado en la virtud de la esperanza, 
ansiabas el martirio, 
esperando firmemente que por este medio 
ibas a cambiar una vida caduca y transitoria 
por una eternidad de bienes y de glorias. 

Qué gozo tan excesivo el que llena ahora tu corazón 
al ver que no te salió vana tu esperanza 
y que son mayores las delicias que percibes 
que lo que tú te imaginaste. 

Escucha con compasión los clamores 
con los que te llamo desde este valle de miserias 
y ayúdame a conseguir esto que me hace tanta falta: 

(ahora se pide el favor que se desea obtener). 

No dejes de darme tu auxilio en mi necesidad, 
así mismo alcánzame de Dios una firme y viva esperanza,  
y fidelidad en la práctica de las virtudes 
para ser digno-a de llegar a las eternas delicias de la gloria. Amén.

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y se dice la Oración final). 

ORACIÓN PARA EL TERCER DÍA 

Fortísimo Mártir de Jesucristo, santo san Lorenzo, 
que, para dar la prueba mayor al Divino Maestro, 
con excelente caridad, ofreciste la vida por tu amado; 
encamina tu protección solo a encender mi corazón 
en el fuego de amor a mis prójimos 
y lleva al Señor de los señores mis peticiones.
 Mira, Santo mío, que hoy llego a ti lleno-a de dificultades, 
llego ante ti con graves carencias económicas, 
te ruego seas mi aliado y se las presentes a Dios, 
con la seguridad de que a ti te escucha con agrado 
haz que reciba el auxilio que tanto preciso en:

 (repite tu petición confiadamente). 

Por el amor de Dios que arde en tu pecho tan vivamente, 
te pido que me alcances de Dios lo que solicito, 
así como que apague en mi alma el fuego de mis pasiones 
y encienda el de su Amor, por toda la eternidad. 
Amén.

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y decir la Oración final).

ORACIÓN PARA EL CUARTO DÍA 

Fortísimo Mártir de Jesucristo, santo san Lorenzo, 
cuya angelical pureza te hizo acreedor al alto ministerio 
de distribuir entre los fieles el Pan de los Ángeles, 
la Sagrada Comunión, 
cuando celebraba el sumo pontífice el sacrificio de la misa, 
trae ahora a tu memoria, santo mío, 
cuan gustoso y agradable era tu piedad, 
al alimentar con este pan del cielo a los fieles, 
que llegaban con devoción a pedírtelo. 

Por esa piedad que en las Alturas has perfeccionado, atiende, Santo mío, a las ansias y el fervor con el que llego a pedirte que me alcances de Dios remedio 
en las grandes ruinas y carencias que padezco: 

(di con fe la ayuda que deseas recibir). 

Así mismo te pido uses tu piedad para conseguirme
la pureza de alma y cuerpo que necesito tanto, 
que tanto deseo, por la que suspiro 
y que me acercarán un poco más a la Casa del Padre. 
Amén. 

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y se reza la Oración final). 

ORACIÓN PARA EL QUINTO DÍA 

Oh santo mártir de Jesucristo, entregado y fiel, 
cuya misericordia y compasión con los pobres 
te granjeó la confianza del Pontífice 
y él con agrado te puso en las manos los tesoros 
que en la iglesia se guardaban para el socorro 
de los que carecían de sustento, de vestimenta y techo.
¿De qué medio más eficaz, mas potente,
puedo valerme para inducirte a socorrerme,
que la de recordarte la alegría y la dicha,
que sentía tu corazón al extender tu brazo
para dar al pobre y desfavorecido su auxilio? 

Mayores son las riquezas que ahora tienes en tus manos, 
así como extrema es mi necesidad, 
por ello te ruego seas mi consuelo, mi intercesor glorioso 
y me alcances el socorro que tanto preciso
para salir de la difícil situación por la que paso: 
(ahora se pide el favor que se desea obtener). 

San Lorenzo, en ti dejo mi pedido 
y espero con confianza su pronta concesión. 

También te ruego mires mi alma tan pobre de virtudes, 
tan cargada de miserias y de culpas, 
y le supliques a Dios el socorro de su gracia 
y así poder aparecer en su Presencia. 
Amén.

(Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y se reza la Oración final). 

ORACIÓN PARA EL SEXTO DÍA 

Fortísimo Mártir de Jesucristo, santo san Lorenzo,
que, con celestial prudencia hacia el tirano,
que, por rencor y envidia, ansiaba las riquezas de la iglesia
y por tus palabras se había confiado a tu custodia,
le pusiste delante una multitud de pobres
para hacerle ver que la iglesia de Jesucristo
destina sus tesoros para socorrer a los pobres
y hacer más llevadera la mala situación de los necesitados. 

Tú que nunca despedías sin auxilio a ninguno de ellos, 
ven a mí, atiéndeme y hazme llegar tu caridad,  
me acojo a tu piedad y ruego me des tu favor, 
 ahora en que por mis medios no encuentro solución 
a todos los problemas monetarios que me rodean, 
por favor pide me sea concedido este favor: 

(haz tu pedido con humildad de corazón). 

Espero con ilusión me presentes en el Tribunal de Dios 
como uno de los más fieles y más necesitados de los pobres y me alcances de su infinita misericordia 
el remedio que solicito para mis necesidades. 
Amén.

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y se reza la Oración final). 

ORACIÓN PARA EL SÉPTIMO DÍA 


Bendito san Lorenzo, cuya caridad no cesaba nunca
cuya profunda humildad te hacia predicar 
que eras "indigno" del martirio, 
mientras Dios ensalza tu santidad y tu virtud
con la voz de los prodigios, que obraba Él por ti, 
alumbrando con la luz de la fe a los no creyentes, 
dando vista a los ciegos, sanando enfermedades 
y haciendo otras maravillas a través de ti, 
obra un milagro en mi vida y haz que llegue el bienestar, 
 ayúdame a sanar mi maltrecha economía: 

(vuelve a pedir lo que deseas conseguir). 

San Lorenzo, haz también el prodigio de que mi alma, 
que está ciega infelizmente por sus culpas 
y permanece obscurecida en ella la luz de la razón, 
abra los ojos a la verdadera vida y reconozca 
que no hay otra dicha que la de amar a Dios; 
ilumina y aclara santo mío, mi entendimiento 
para que vea la luz clara de la verdad, 
y enciende mi voluntad para que la ame y la abrace 
y no la deje por toda la eternidad. 
Amén.

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y reza la Oración final). 

ORACIÓN PARA EL OCTAVO DÍA 


Bienaventurado san Loraenzo, ala pura de Dios, 
cuya fe hacia la sagrada Eucaristía, era tan viva, 
que creíste que recibiéndola en la víspera del martirio 
y comulgando con ella los demás que estaban contigo 
privados de libertad en la cárcel, 
quedarían fortalecidos y robustos para sufrir los tormentos que el tirano les tenía preparados; 
en esa misma fe, en esa misma herencia vivo yo; 
creo firmemente que el plan celestial da aliento, 
da fortaleza a los que igualmente la reciben 
para vencer todo cuanto se oponga a la ley de Dios. 

A ti acudo, santo mío, sabes mis apuros, mis infortunios, 
no dejes de clamar por mí en los Cielos, 
haz que reciba los bienes materiales que preciso 
para superar esta crisis en la que me encuentro: 

(di el problema que tienes y lo que quieres obtener 
por la mediación de san Lorenzo). 

Por los méritos de mi Señor y Dios, Jesucristo, 
y por tu muy poderosa y eficaz intercesión, 
espero conseguir del Todopoderoso la gracia que pido
así como lo que necesito para recibirle dignamente 
y para ir a adorarlo por una eternidad. 
Amén.

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y haz con fervor la Oración final). 

ORACIÓN PARA EL NOVENO DÍA 


San Lorenzo, glorioso mártir, entregado en alma y cuerpo, 
¿qué voces serian bastantes para darte el parabién 
de la felicidad que ahora gozas junto al Señor? 

Pasaron en pocos instantes los muchos dolores del fuego, 
en que te arrojó el tirano y, ahora, 
en premio de tu virtud, de tu bien hacer y fortaleza, 
te encuentras gozando de la Gloria Eterna. 

una y mil veces te hago llegar mi gratitud 
por la caridad divina que hace tan generoso 
y que te convierte en nuestro mediador con el Señor 
y te ruego encarecidamente no me abandones. 

San Lorenzo, durante estos nueve días he acudido a ti 
para pedirte ayuda en mis dificultades, 
sé que en ti tengo un buen amigo y mediador 
y que no dejarás que se alarguen por más tiempo 
todas las penurias que te he expuesto, 
te pido con todo mi ser no te olvides de mí, 
hoy necesito más que nunca el auxilio de Dios en: 

(haz nuevamente la petición con confianza). 

Pide al Señor,me guíe, me proteja y ampare, 
pide haga llegar a mí la tranquilidad y la felicidad 
así como lo que con fe he solicitado en este novenario, 
ruégale me bendiga y purifique mi corazón, 
que me de fuerzas para seguir adelante 
y ánimo para cumplir con mis responsabilidades 
y tu, san Lorenzo, santo mártir del Señor, 
defiéndeme de los enemigos del alma y cuerpo 
y acompáñame en mi diario caminar  
para que jamás me encuentre solo-a y desamparado-a. 
Así sea. Así se cumpla lo que pido. + 

 (Se rezan 3 Padrenuestros y 3 Avemarías con su Gloria, 
y se reza con devoción la Oración final)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

SÍGUEME EN FACEBOOK

Entradas populares

ORACIÓN RECOMENDADA (ALEJAR LO MALO Y ATRAER BENDICIONES)

PODEROSA ORACIÓN A LA SANGRE DE CRISTO

Oh Príncipe Soberano y rey de Gloria,  Dios y Redentor mío, mi Buen Pastor y Señor,  que con tu Preciosa Sangre borraste mis cul...